Un día…

Un día deje de arrepentirme por todo.
Un buen día, me negué a seguir buscando culpables a los que achacar mis desgracias, mis fracasos, mis frustraciones…
Ese día me cansé de cargar conmigo mismo, de mis miedos, de mis perjuicios de todo lo que me impedía avanzar.
Un buen día, una de esas mañana en las que el sol sale despacio pero firme, como siempre hace, sin dar un paso atrás, me levanté y decidí avanzar junto a él y tomé la decisión de levantarme al caer, una y mil veces si es necesario. De mirar siempre con los ojos abiertos y de pararme a pensar lo que percibo a mi alrededor, aunque no me guste verlo, aunque no me guste estar en este lugar.
No quiero más vencedores ni vencidos, no deseo más venganza ni recordar la ira que me consume devorando mi alma. Solo quiero vivir sin miedos y dormir tranquilo, y al despertar olvidarme que un día sin saber por qué deje de arrepentirme por todo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s